Nuevos tiempos, nuevos símbolos

publicado en: blog | 0
Rubén Alfaro en el centro de la imagen. Foto Jesús Cruces

El nuevo alcalde de Elda, Rubén Alfaro, ha lucido por primera vez una banda roja, como símbolo de su cargo, en un acto público, el pasacalle que llevaba al cortejo municipal desde el Casino Eldense, lugar en el que se celebró la recepción, hasta el Ayuntamiento para celebrar el pregón de fiestas. La imagen del primer edil, que ya había utilizado esta banda para oficiar ceremonias matrimoniales, presentaba este novedoso elemento que hasta la fecha no se había visualizado en la población, ya que ninguno de sus predecesores en el cargo lo ha utilizado. La banda colocada en transversal sobre el hombro derecho hasta el lado opuesto, es de color rojo, al igual que la bandera de Elda y está rematada en el extremo con dos borlas doradas. Sobre el pecho, en lugar destacado, puede verse el escudo de la ciudad.

 Esta simbología, la banda, es poco utilizada en España pero existen ayuntamientos en los que es habitual ver a todos sus ediles (Barcelona, Tarrasa o Zaragoza son un ejemplo) luciendo la banda identificativa, una pieza que también está reservada para las distinciones. En ayuntamientos como el de Mataró la luce exclusivamente el alcalde y se le impone al ser investido, en el mismo momento en el que se le entrega la vara de mando. También en León o municipios de su provincia como Villaquilambre, pudimos ver recientemente a sus primeros ediles luciendo banda en las investiduras tras las elecciones locales del pasado 24 de mayo.

Según Ignacio Martinez Suarez, autor de El protocolo en la administración local ( Ediciones Protocolo 2006), “cuando los alcaldes ejercían la justicia, la vara representaba su poder y la autoridad, indicando que todos los ciudadanos serán considerados con la misma medida, sin privilegios de ningún tipo. En la actualidad, junto con la medalla y el fajín, en algunos casos, es utilizado en los actos de mayor solemnidad”. En este caso concreto no se trata de un fajín sino de una banda. Curiosamente la primera acepción de la RAE recoge que se trata de “Cinta ancha o tafetán de colores determinados que se lleva atravesada desde un hombro al costado opuesto. Antiguamente fue distintivo de los oficiales militares, y hoy lo es de grandes cruces, españolas y extranjeras”.

 Gobiernos como el de Aragón, impusieron el pasado mes de marzo distinciones como el Bastón Honorífico y las Bandas Honoríficas a los alcaldes aragoneses que habían estado ocho mandatos desempeñando su cargo, muestra de que la banda sigue siendo un motivo de distinción importante aunque no se encuentre regulado su uso, y en la mayoría de los casos pueda hablarse de costumbre inveterada.

Concha Maestre

 

Dejar una opinión